lunes, 14 de julio de 2008

Niki Lauda, un piloto histórico

Niklaus Andreas Lauda nació el 22 de febrero de 1949 en Austria, Salzburgo. Niki es hijo de un industrial y gracias a la gran fortuna de su familiar no tuvo grandes problemas para llegar al mundo de la alta competición con los autos y gracias a su gran capacidad, ser uno de los 10 mejores pilotos de la historia. Lauda nunca se llevó muy bien con sus progenitores, ya que nunca le interesaron las vinculaciones que tenían con los políticos y principalmente su amor por los autos, algo que a sus padres nunca le gustaron.
Niki participó en su primera carrera el 15 de abril de 1968 en la montaña. Lauda fue tercero en una etapa y primero en la otra. A raíz de esto, el padre se enteró y se enojo muchísimo, por lo tanto Niki decidió juntar plata y mudarse.
En 1970, debutó en la Formula 3 y en los entrenamientos chocó contra su compatriota Gerald Pankl y destruyó el auto. Al año siguiente, Lauda llegó a la Formula 1 en el Gran Premio de su país, en donde corrió una sola carrera y con un March. En 1972 ya fueron 12 carreras, y ya se asoma entre los mejores. Los primeros puntos recién los obtendría en 1973, con un BRM, al salir quinto en Bélgica. En Mónaco llegó a estar tercero e impresionó a Enzo Ferrari, quien decidió contratarlo en 1974.
En su primer año con Ferrari logró su primer Gran Premio en España y luego lo repetiría en Holanda. En 1975 obtuvo su primer campeonato mundial, luego de hacer pole en nueve y ganar 5 carreras. Además, fue un mérito muy valorado, ya que terminó con una dura sequía 11 años de la escudería italiana.
La temporada siguiente arrancó de la mejor manera, debido a que de las 6 primeras carreras, se impuso en 5 y fue segundo en la restante. Todo hacía parecer que el bicampeonato no se le podía escapar. Pero el 1 de agosto de 1976, en Nurburgring, cambió la historia. En una curva, la Ferrari de Niklaus chocó contra un muro y el auto se prendió completamente fuego. Lauda aspiró los gases del combustible y varias quemaduras en el rostro y en las manos. Pese a esto, Niki sobrevivió y sorpresivamente, 33 días después del accidente volvió a competir. El austríaco se había perdido dos competencias y James Hunt le descontó 12 puntos. En la carrera decisiva, en Japón, llovía torrencialmente, y a causa de esto, Lauda abandonó y perdió el titulo en manos de Hunt. Ferrari se enojó mucho con esto.
Sin embargo, en 1977 logra su segundo título mundial, y a fin de año firma para Brabham, actitud que fue tomado como una traición por Enzo Ferrari. Niki lo hizo porque a fines de 1976 lo habían querido bajar. En 1979 decide dejar de correr y crea su propia compañía aérea “Lauda Air”.




Matias Conorti