lunes, 7 de julio de 2008

La "Tigresa" Acuña

Gracias a sus peleas logró que el boxeo femenino se reglamentara en Argentina. Marcela Acuña luchó mucho para que eso ocurra, con la ayuda de su entrenador-marido Ramón Chaparro, con el que se fue a vivir a los 15 años y tuvo dos hijos: Maximiliano y Josué.
“La Tigresa” nació en Formosa el 16 de octubre de 1976, y a los 7 años su papá la inscribió junto a su hermano en un gimnasio para que aprenda full-contact, y 11 años después ya era campeona sudamericana. La falta de competencia hizo que se pasara al boxeo, y en 1997, cuando todavía el boxeo no estaba reglamentado en la Argentina, viajó a Miami para pelar contra Christy Martin, campeona mundial y boxeadora estrella del momento, una pelea que perdió por puntos y para que la que debió engordar 12 kilos.
Con semejante experiencia volvió al país para buscar la reglamentación y, aunque contaba con la colaboración del presidente de la Federación Argentina de Box (FAB), Osvaldo Bisbal, tardó 4 años en lograrlo
En ese período tuvo la chance de enfrentar a otra gran boxeadora, la holandesa Luacía Rijker, con la que perdió por knockout al hígado en el quinto round. Lo positivo fue que esa pelea ayudó para que la FAB apurase las cuestiones legales y los trámites para la reglamentación.
Se consagró bicampeona mundial WIBA en la categoría súper gallo y pluma, teniendo que renunciar a uno de los dos títulos, campeona mundial supergallo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y tricampeona del mundo.
No solamente triunfó en el deporte si no que también participó del programa televisivo Showmatch y esá muy interesada en la política, para la que actualmente realiza muchas actividades sociales sobre todo con mujeres en carceles o lugares carenciados.

Ferrario, Juan Manuel