lunes, 7 de julio de 2008

La dinastía Risatti

El automovilismo argentino está lleno de familias muy vinculadas a la actividad, pero los Risatti marcaron un hito en el país, ya que son cuatro generaciones consecutivas de pilotos de competición que señalan sin duda una verdadera marca mundial.
En argentina, la dinastía de los Risatti, de Laboulaye, Córdoba, nace deportivamente hablando a mediados de los 30, cuando Ricardo Risatti debuta en el Gran Premio de
Turismo Carretera de 1936. Su logro más importante fue cuando se adjudicó el mismo dos años después, que constó de 10 etapas y casi 7000 kilómetros de recorrido. Luego, a causa de la Segunda Guerra Mundial, se alejó de las pistas para dedicarse a la mecánica. En su reaparición, en 1950, ganó la Vuelta del Chaco. Al año siguiente, el 25 de agosto, corriendo la Vuelta del Norte, siempre para TC, encontró la trágica muerte cuando venía ganado, luego de que su auto cayera mal de una loma de burro.
Jesús Ricardo, “Kelo”, su hijo fue gran figura del Turismo Carretera particularmente en 1961, cuando se consagró ganando la vuelta de Córdoba, el 2 de julio. Dos meses después, conquista la Vuelta de Hughes y se pone a tiro de pelearle el título nada más y nada menos que a
Oscar Gálvez. Pero en la carrera siguiente, en Rojas, tuvo un grave accidente el 27 de agosto, 10 años y dos días después de la muerte de su padre, que hizo que el “Kelo” debiera ser internado en grave estado, que lo llevó a tomar la decisión de no competir más.
Pero la dinastía no se iba acabar, debido a que Jesús Ricardo Risatti tuvo dos hijos: Ricardo y Gerardo. Este último heredó la pasión por el TC, pero lamentablemente, su participación también estuvo marcada por la tragedia, ya que luego de tener esporádicas participaciones en la división, se mató el 2 de noviembre de 1989, cuando volvía a Laboulaye desde Buenos Aires en la ruta. Fue el otro hijo de “Kelo”, Ricardo, quien mejor prolongó la tradición. Gran piloto de monoplazas, descolló en la Fórmula Cuatro y más tarde en la Fórmula Dos Codasur y la
Fórmula Tres Sudamericana, retirándose con triunfos en la Copa de las Naciones del Superturismo Sudamericano.
En el presente, se encuentra Ricardo “Caito”, cuarta generación de los Risatti. Luego de irse al exterior a correr, ganar el título de Fórmula 3 Española en 2006 y hacer al año siguiente un test de Fórmula 1 con el equipo Toyota en Paul Ricard ; la falta de apoyo hizo que tuviera que volver al país. Actualmente, esta corriendo como piloto de
Chevrolet en el TC 2000, pero no descarta volver al TC.

Matías Conorti