domingo, 6 de julio de 2008

Carlos Pairetti, el hombre del trueno naranja




El nombre de Carlos Pairetti se lo asocia indudablemente al Trueno Naranja, aquel auto con el que deslumbró al público del Turismo Carretera en 1968. Lo que pocos saben es que con este vehículo, “Il Matto”, como apodan al piloto, solamente corrió 11 carreras de las que ganó 4, logrando así el título de ese año.
Pairetti compitió en una época de grandes automovilistas como los hermanos Emiliozzi, los Gálvez, Juan Manuel Bordeu o Rubén Luis Di Palma. A pesar de ellos, siempre peleaba en las carreras más importantes las primeras posiciones. Entre sus logros se destacan además de su título, las victorias en los Grandes Premios, competencias de 7 u 8 mil kilómetros, de 1963 y 1966. Participó en 183 carreras del Turismo Carretera y se ubicó primero en 21 oportunidades.
Debutó el 23 de marzo de 1962 en Pergamino y al poco tiempo se convertiría en símbolo de Chevrolet, marca a la que representó por más de 15 años, pero en 1970 pasó a Ford, su eterno rival, generando así malestar en ambas hinchadas: unos le tenían bronca por su cambio y los otros lo miraban con desconfianza por no ser un corredor identificado con ellos. También, tuvo un efímero paso por Volvo y por Dodge, con la que se retiró del TC el 14 de agosto de 1977.
Asimismo, se destacó en diferentes categorías como la Mecánica Argentina Fórmula 1 donde ganó las 500 millas de Rafaela en 1968; en la Fórmula 3 triunfó en Monza, Italia, con un Alpine Reanault; en la clase Sport Prototipo compitió con un Ford, entre otras cosas. Además tuvo una pequeña incursión en el cine en las películas “Siempre te amaré” y “Piloto de Pruebas”.

Agustín Rodriguez Giralt